Consejos para limpiar la piscina elevada

Las piscinas elevadas son una gran alternativa económica a las piscinas enterradas. Sin embargo, están constantemente expuestos a la intemperie y a los agentes atmosféricos. Además, cabe destacar que los materiales de los que están hechas las piscinas elevadas, además de garantizar la posibilidad de ser instaladas en cualquier espacio exterior, tienen la ventaja añadida de poder dejarse en el exterior incluso en invierno, sin necesidad de desmontarlas. Por ello, tanto durante su uso como durante el periodo invernal, es necesario llevar a cabo un buen mantenimiento de la piscina. Siga estos consejos de Baeza online:

Los productos para mantener limpia la piscina son realmente numerosos y pertenecen a dos categorías distintas:

  • Mantenimiento químico: incluye todos los productos para desinfectar el agua.
  • Mantenimiento físico: incluye diversas herramientas para limpiar y filtrar el agua.

Consejos para un buen mantenimiento de las piscinas elevadas

El mantenimiento de las piscinas elevadas es una operación sencilla. Sin embargo, es importante hacerlo periódicamente, no sólo para garantizar la seguridad del agua y la limpieza de la piscina, sino también para que toda la piscina dure más tiempo. Además, la limpieza y el mantenimiento constantes garantizan la higiene de la piscina y la seguridad de quienes la utilizan. Por ello, es necesario que el agua se desinfecte para eliminar y prevenir la formación de bacterias, virus, hongos y algas que son muy comunes en el agua.

Preparación de la piscina para el inicio de la temporada de verano

Para preparar la piscina para el inicio de la temporada estival, son necesarias algunas operaciones sencillas y precisas. Para que el agua esté limpia y libre de gérmenes, es necesario añadir al sistema de filtración una limpieza preventiva de las paredes y el fondo de la piscina, y después aplicar un tratamiento del agua con productos químicos específicos, preferiblemente por la tarde o por la noche. Hay muchas formas de garantizar la limpieza y el mantenimiento de las piscinas elevadas. He aquí algunas directrices generales.

Productos y sustancias químicas para el tratamiento del agua

Una vez realizadas las operaciones de puesta en marcha, la piscina está lista para ser utilizada. En cualquier caso, el primer paso para tener la seguridad de nadar en aguas claras y microorganismos patógenos está relacionado con la limpieza del agua.

Tratamiento del agua con cloro

El producto más común para desinfectar el agua de las piscinas es el cloro. Éste, con sus propiedades bactericidas y desinfectantes, es capaz de eliminar incluso los hongos y las algas presentes en el agua y representa un producto muy eficaz, pero también agresivo. De hecho, conviene tener mucho cuidado con las dosis recomendadas para no tener problemas de irritación cutánea y ocular y para que no huela muy fuerte. El cloro puede aplicarse en forma líquida o en pastillas o gránulos. En todos los casos, debe activarse el filtro de la bomba para garantizar que el cloro se disperse uniformemente en el agua.

Tratamiento del agua con oxígeno activo

El tratamiento del agua con oxígeno activo es una alternativa innovadora al cloro. De hecho, es inodoro, incoloro, no irrita los ojos ni la piel y no daña el cabello. Además, es compatible con todos los sistemas de depuración y con otros tratamientos químicos como alguicidas, floculantes, reguladores del pH.

Tratamiento del agua con sal

El tratamiento con agua salada mantiene limpia la piscina mediante un proceso de electrólisis. En la práctica, se trata de una transformación química que transforma la sal, gracias a la energía eléctrica, en un desinfectante activo muy potente capaz de eliminar eficazmente bacterias y algas, sin dejar residuos ni sustancias tóxicas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*